Apostar por una formación continua a lo largo de nuestra vida es en definitiva la mejor manera de crecer, tanto en lo personal como en lo profesional. Pero, por mucho que estudies, si no sales a ver mundo, nunca acabarás por completar el puzzle. Y es que como ya dijo Ibn Battuta: Viajar, primero te deja sin palabras, y luego te convierte en un narrador. 

 

“Porque no hay mejor manera de aprender que estudiar lo que más te apasiona a la vez que viajas.”

 

Maru, estudiante y viajero a tiempo completo. Marketer a tiempo parcial.